Durante sus primeras semanas de vida, Niño Maravilloso tuvo fiebre por primera vez, lo que desembocó en una discusión con su papá que aún hoy no está resuelta, y es que no estábamos de acuerdo sobre cómo tomar la temperatura al bebé. La escena se desarrolló de la siguiente manera: Marido Perfecto (MP) pensó que me estaba volviendo loca cuando me acerqué a nuestro pequeño termómetro en mano y con la otra me dispuse a levantarle las piernecitas y colocarlo con el culete en pompa. Cuando MP se dio cuenta de lo que estaba haciendo lanzó un grito desesperado y se abalanzó hacia nosotros para quitarme el aparato de las manos como si estuviera salvando a su hijo de las garras de un león (de acuerdo, quizá haya exagerado un poco la escena para darle más emoción, pero prometo que la cara de MP era para no perdérsela).

¿Qué estás haciendo, Lola? Y yo, sorprendida, pues no sabía dónde estaba el problema respondía tranquilamente, aunque un poco perpleja: Pues, ¿qué te parece? ¡Ponerle a NM el termómetro!

 

Por lo visto, y según me explicó él mismo, MP piensa que tomar la temperatura en el culete es infringir una especie de tortura a la criatura. Más o menos lo mismo ocurrió algún tiempo después cuando quise comprar supositorios para Niño Maravilloso. Yo creía que estaba haciendo algo muy corriente y sin ningún tipo de consecuencias para nuestro bebé, pero MP volvió a ponerse trágico.

¿Para qué han inventado los jarabes, mujer? ¿Para que sigamos martirizando a bebés sin defensa?

Yo no sé qué pensar de esta sobreprotección del trasero de NM, pero siempre me ha parecido más fiable medir la fiebre así que en la boca o en la axila, y por lo que conozco, en Francia es de lo más normal. Además, en los artículos que he consultado por Internet suelen coincidir en esto conmigo. ¿Tú qué piensas? ¿Es habitual en España tomar la temperatura del bebé en otro sitio? ¿Tú cómo te desenvuelves mejor con tu Bebé?

Por si aún no tienes las ideas muy claras o te interesa tener más información sobre el tema, he escogido este vídeo de Mamitown en el que nos hablan no sólo de cómo tomar la temperatura al bebé según su edad, sino otros muchos aspectos relacionados con este instrumento tan importante en el cuidado de la salud de los pequeños: qué tipos existen en el mercado, recomendaciones que hay que tener en cuenta para que los resultados sean absolutamente fiables etc. ¡Creo que le voy a enseñar este vídeo a Marido Perfecto para que deje de llamarme loca!

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala