¿Cuándo es el momento perfecto para el primer baño del bebé? Nadie se pone de acuerdo. Antes, lo normal parecía hacerlo desde el primer día. Ahora se recomienda esperar un tiempo. Seguro que, en las clases de preparación al parto, si has asistido a ellas, te han recomendado no hacerlo hasta que se le caiga el cordón. ¿Por qué? Tampoco el motivo está muy claro, ¿para que se le cure bien el ombligo? ¿para que su cuerpecito tenga tiempo de absorber la grasa con la que nace, lo que parece será beneficioso para la futura salud de su piel? ¿o para ambas cosas? Y si es así, ¿por qué nadie se ha dado cuenta hasta ahora? A veces la medicina avanza muy lenta para cosas muy simples, ¿no crees?

Sea como sea, yo tengo que confesar que el principal motivo por el que decidí esperar a la caída del cordón ¡es que estaba aterrorizada con la idea de dar el primer a baño a Niño Maravilloso! Ya ves, temores de primeriza, porque al final resultó que lo hice estupendamente y pronto se convirtió en nuestra rutina preferida en casa.

De esto va el post que te traigo de Pediatricblog. El primer baño del bebé es un momento muy importante durante el que podéis compartir muchas sensaciones agradables y relajaros juntos después de una larga jornada. Con la lectura de este artículo me gustaría ayudarte a que nada te lo estropee. Es comprensible tener miedo a hacer algo que no has hecho nunca. Por ello, no está de más leer algunos consejos para que tú y tu bebé disfrutéis de vuestra mejor primera vez. Al final, ya verás cómo también para vosotros, el momento del baño se convierte en uno de los más especiales del día, ¡los bebés disfrutan mucho en el agua!

Ahora sí, lo que es inevitable es que al principio le reserves mucho tiempo porque lo vas a necesitar: compruebas la temperatura del agua mil veces, intentas que no se te olvide tener a mano nada (repasas la lista y siempre falta algo), le calientas la toalla en el radiador, entre tanto se ha enfriado el agua y vuelta a empezar… Ufff, ¿Por qué todo parece tan complicado al principio? ¿Por qué nos sentimos tan torpes? ¡Si parece que sea la primera vez que vemos una bañera y un bote de jabón! Hasta que por fin logras sumergir a tu bebé en el agua (porque tarde o temprano lo logras), ves cómo disfrutas y te dices “sí, merece a pena”. ¡Otra prueba superada!

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala