¿Ya le has dado a probar pescado a Tu Bebé? Yo temía un poco la reacción de Niño Maravilloso porque siempre dicen que a los niños no les gusta mucho el sabor a pescado. Mi pediatra me había dicho de introducirle en el mismo mes, a los diez meses,  la yema de huevo, el pescado y el hígado de pollo. Sí… ¡Hígado de pollo! Si yo no me atrevo a comer algo así, ¿cómo le iba a dar esto a mi pobre NM? Creo que lo mejor en estos casos es optar por la papilla de pescado, que parece lo más apetecible de estas cosas.

Así que entre estos tres platos suculentos me dije que íbamos a empezar con el pescado, que es el que me parece el menos repugnante. Ah sí, porque no os lo he dicho pero me habían recomendado triturarlo (tanto el pescado como el hígado o la yema) ¡y mezclarlo en su bibe de antes de dormir! Nunca me he atrevido a hacerle una cosa así a NM… Ya me imagino qué cara me hubiese puesto: en plan, ¿mamá, pero tu qué crees? ¿Que no me doy cuenta de que me estas engañando?

Así que una vez más escuché mi instinto y en lugar de mezclar hígado con leche de continuación, cociné esta receta que he extraído de la web Cuidado Infantil. Esta papilla de pescado blanco es básica pero mucho más apetecible, ¿verdad?

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala