En este segundo mes de vida de tu bebé es hora de que te hable de un tema del que no te había hablado nunca, una parte muy importante de mi vida y sobre todo de mi infancia: mis abuelas. Ellas fueron fundamentales en mi crianza. Mis padres trabajaban y yo pasaba mucho tiempo con ellas. Como se suele decir, ellas me criaron. Para mí no ha supuesto ningún problema sino todo lo contrario, pues me ha encantado mi infancia y recuerdo con mucho cariño el tiempo que pasé con ellas.

Creo que el vínculo que se crea entre una abuela y su nieto es algo muy especial. Por eso, tengo una pequeña espinita en mi vida (y no hay muchas… ¡soy optimista por naturaleza!). A pesar de mi optimismo, hay algo que sí me entristece un poco y es que me gustaría que Niño Maravilloso pasara más tiempo con sus abuelos, al igual que hice yo. Por el momento no es posible porque vivimos lejos de ellos.

Eso sí, cuando vamos a visitarlas, con tanta frecuencia como podemos, Marido Perfecto y yo nos escapamos un montón. Así, los abuelos recuperan el tiempo perdido, NM está encantado y MP y yo podemos revivir de nuevo la vida sin ataduras que llevábamos antes. Así que la visita a los abuelos es siempre un motivo de fiesta que nos hace a todos felices. ¡Ya ves como todo tiene su lado positivo!

 Seguro que si vives lejos de tu familia o la de tu pareja tu experiencia puede ser parecida a la mía. En cambio, quizá tu situación sea totalmente distinta. Digamos, que si en mi caso el problema está en la escasez del tiempo que NM pasa junto con sus abuelos, en otras familias el problema es el exceso.

Este artículo de Mamá Nido trata un problema de nuestra sociedad del que no se suele hablar mucho: la sobrecarga de trabajo de algunas abuelas hace que su salud física y mental se desgaste demasiado por el estrés. Este fenómeno es conocido como el Síndrome de la abuela esclava. Normalmente pasa desapercibido porque las propias ‘víctimas’ niegan el origen de su problema, achacándolo a otras causas.

 Por ello, son los familiares los que tienen que estar atentos. Me ha parecido que compartir este artículo contigo puede ser una buena manera de homenajear a mis propias abuelas, al tiempo que puedo ayudar a otras abuelas que puedan sufrir este problema. Desde aquí quiero animarte a cuidar mucho de las abuelas de Tu Bebé, para que el tiempo que pasen juntos pueda ser el mejor posible

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala