¿Hasta para tirar la basura tienes que salir de casa al estilo ninja (tan sigilosamente que tus movimientos se vuelven imperceptibles)? ¿Te tienes que duchar con Tu Bebé sentado en la hamaca al lado de la bañera y un paraguas protegiéndolo? ¿Alguna vez has incurrido en el peligroso arte de cocinar con el bebé en el costado? ¿Eres incapaz de mantener una conversación con otra persona ya sea cara a cara, por teléfono o vía Skype, en presencia de Tu Bebé? ¿Has escuchado en las últimas 24 horas decir a alguien de tu entorno “tu bebé tiene mamitis”? Y una última pregunta mucho más directa: ¿Tu Bebé te agobia?

Si, al menos, has respondido sí a la mitad de estas preguntas eso significa que eres mamá de un bebé de unos ocho meses y que Tu Bebé está atravesando ese momento conocido como Angustia de la separación.

He escogido este artículo sobre el tema del blog De Papás & De Mamás, primero porque puedes leer la opinión de una profesional al respecto de este tema, que como lo dice la bloguera, si es leve es casi agradable pero que si es demasiado, te cansa bastante; seguro que leyéndolo descubres si tu bebé tiene mamitis, o en cambio, es una actitud natural :P

También me gusta el tono del post. Le quita un poco de hierro al asunto. No me gustaría que te lances ya a imaginar que tu hijo tendrá 35 años y seguirá contigo en casa (a veces las mamás tenemos una portentosa y catastrófica imaginación), porque lo que está pasando es lo más normal del mundo, y le ocurre en mayor o menor medida a todos los bebés.

¡Espero que te sea útil!

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala