Niño Maravilloso ha cumplido un año. Quizá por eso he estado pensando en cómo era yo antes de que naciera,qué esperaba de la maternidad, cuáles eran mis miedos o dudas.

Durante el embarazo leí mucho y busqué todo lo "buscable" en Internet. Ya sabes que así fue como se me ocurrió la idea del blog de Tu Bebebox, un rincón donde compartiría todo tipo de información útil, de calidad y ordenada por etapas, para mamás y papás que quieren lo mejor para su bebé. Recientemente me he dado cuenta de que en el blog de Tu Bebebox faltaba algo... ¡faltaba el artículo principal! Ese que me hubiera gustado leer antes de vivir esta experiencia (y que me abriera los ojos, a poder ser). Por este motivo, me decidí a escribir el post definitivo: Cosas que me hubiera gustado saber antes de tener un hijo.

Una vez me he puesto manos a la obra con el artículo, he descubierto que si pudiera hablar con mi yo embarazada, me diría tantas cosas... que he acabado escribiendo varias entregas.

En esta primera parte, me centraré en algunos consejos básicos a la vez que fundamentales:

  • Hay que estar preparada para el parto(más allá de las clases pre-parto). Estar tranquila e informada, y tener el menor miedo posible.
  • Llevar la maleta para el hospital llena de ropa cómoda pero sobre todo... ¡muchas bragas y lo más viejas posibles! Si aún no tienes bolsa de maternidad, en nuestra tienda encontrarás un montón de modelos: ver bolsas de maternidad.
  • Tener el congelador lleno para el momento del nacimiento será un punto a tu favor. Durante el puerperio (la manera en la que a partir de ahora llamarás al postparto o cuarentena) habrá días en los que hasta tomarte una ducha parecerá misión imposible... ¡imagínate hacer la compra o cocinar!
  • Mantener la calmay no dejar que el estrés se apodere de ti. Los bebés son extremadamente sensibles a los cambios de humor de su mamá, así que “Keep calm and be a nice mum”.
  • La única manera de vivir la maternidad y no dejarse la salud en el intento: el HUMOR (y las siestas). Ríete mucho y duerme todo lo que puedas (aunque seguramente tu bebé te lo pondrá difícil). Recuerda que la falta de sueño te puede desequilibrar, así que trata de descansar, por tu bien y por el de tu pequeñín.
  • Apoyarte en tu pareja (si la tienes). Una mamá es una reina al fin y al cabo, y Marido Perfecto debe mostrarle su apoyo al cien por cien. Sí, incluso en esos momentos en los que te sientas más estresada, él estará ahí para que no se te caiga la corona.
  • Hacer lo que de verdad te parezca mejor para tu bebé. Te van a llover consejos por todas partes: tu madre, tu suegra, tus amigas, tus vecinos... Incluso gente que no conoces te parará por la calle para darte su opinión sobre si lo estás haciendo bien o mal. Lo mejor en estos casos que respires hondo, sonrías y hagas oídos sordos cuando no te interese lo que te están diciendo.
  • No prometer puntualidad si no quieres romper muchas promesas. Ya sabes que el recién nacido impone su ritmo.

Para ir acabando este artículo y dejando ya un poco de lado los consejos, quería comentarte algo que debes tener en cuenta... y es que nunca se termina de comprar cosas para un bebé: habrá algunas que no sirvan, pero otras son esenciales. Lo más práctico es que alguien lo haga por ti. Y eso es lo que queremos hacer desde Tu Bebebox. Queremos ayudarte a elegir los mejores productos para tu bebé y para ti. Asegurándote, además, la calidad y la adecuación con la etapaen la que se encuentra tu bebé.

¿Te has quedado con ganas de más? Pues aquí puedes leer la segunda parte de este artículo :)

¿Quieres saber más sobre nosotros? ¡Suscríbete a nuestra newsletter personalizada!.

¿Quieres echar un vistazo a nuestras redes sociales? Visita nuestros perfiles de Facebook o Twitter.

Y, por supuesto, si se te ocurren nuevas recomendaciones para añadir en este post (basadas en tu propia experiencia) o quieres proponernos algún tema a tratar en el blog, no dudes en dejarnos tu comentario. ¡Estamos deseando leerte!

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala