Aquí tienes la segunda parte de la lista “cosas que me hubiera gustado saber antes de tener un hijo“. ¡Disfrútala!

-Todo pasa, todo es una etapa. Habrá altos y bajos. Siento darte una mala noticia, que el primer mes duerma todo el rato y no llore no quiere decir que Tu Bebé vaya a ser un bendito para siempre. Esto tiene su parte positiva. Que de repente esté rabioso y se ponga a llorar como un loco cada día no quiere decir que vayáis a estar toda la vida así. En esos momentos lo mejor es decirse: PASARÁ.

 -Contar con la confianza de un grupo de amigas-mamás es fundamental para tener apoyo y compartir experiencias. Si sigues anclada a tus amigas sin hijos, te arriesgas a sentirte la eterna incomprendida, así que abre círculo de amistades y… ¡a buscar nuevas amigas!

 -Somos mamás 2.0, así que también vale compartir vivencias con ‘amigas virtuales’, como las muchas que en Tubebebox ya nos han contado su experiencia #yasoymamá, así como nuestra comunidad de Facebook que día a día crece, ¡muchas gracias a todas!

 -Hasta que no andan los bebés no quieren ni deben usar zapatos. ¿Para qué los fabrican entonces? ¿Para que los pongamos en casa como si fueran decoración? Pues no, lo hacen para que las mamás primerizas piquemos y para que los niños estén para comérselos.

 –Ojo con la ropa que compras si no quieres que se quede sin estrenar. Que es cierto que están muy monos con la ropa que parece de mayores, pero las cremalleras no están hechas para bebés pequeñitos. Tampoco las prendas con muchos botones. Tus mejores aliados serán los corchetes y elásticos, ¡bienvenidos! Tu máxima de estilismo: cómodo, bonito y rápido de poner y quitar.

 -No te empeñes en planificar ni decidir las cosas hasta que no llegue el momento. No puedes predecir las necesidades o el carácter de tu bebé. No tengas miedo de improvisar. Mantente siempre abierta a un nuevo cambio de planes.

  -No te encariñes con tu nueva compañera: la culpabilidad. Mantén con ella las relaciones más frías y distantes posibles. Que se te olvide en casa la ‘mudita’ no es una tragedia ni te convierte en la horrible madrastra de Blancanieves, ¡tú eres más joven y guapa! Piensa que son cosas que pueden pasar y vivirás descuidos y momentos terribles. Ni aún eso te convierte en un monstruo, así que, culpabilidad… ¿qué es eso?

 Evita compararte a otras madres o comparar a Tu Bebé con otros bebés y te ahorrarás más de un complejo. Cuando una mamá te cuente algo que en comparación te haga sentir la peor mamá del mundo, recuerda al Doctor House: todas las mamás mienten cuando hablan de sus bebés por eso tú siempre di: ¡soy la mejor mamá y mi bebé es el mejor!, ¡al final sólo estás diciendo la verdad!

-Y, sobre todo, no te olvides ni un momento de DISFRUTAR cada minuto, ¡el primer año pasa muy rápido!

Si quieres proponernos tus recomendaciones a partir de tu propia experiencia, no dejes de compartir  tus comentarios en nuestro blogFacebook, o Twitter.

 

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala