¿Qué es una minicuna? Según el diccionario de la RAMPE (Real Academia de Mamás y Papás españoles) la minicuna del bebé es un mueble especialmente diseñado para que duerman dentro los bebés recién nacidos hasta los cuatro o seis meses. Como su nombre indica, su tamaño es más pequeño al de las cunas habituales. Vamos, ¡lo que viene siendo el moisés de toda la vida!

 ¿Y por qué no usar una cuna y ya está, se preguntarán las mamás y papás más escépticos? Pues porque las minicunas tienen algunas ventajas adicionales como es su movilidad. Son fáciles de transportar de una habitación a otra de la casa, algunas tienen hasta ruedines, ¡y podrás tener a tu bebé en todos lados contigo fácilmente! Además, si tu bebé nace en los fríos días de invierno incluso puede dar la impresión (no sé si está científicamente demostrado, pero parece lógico) de que ahí están más abrigaditos y resguardaditos.

 ¿Desventajas? La principal, su poco tiempo de uso (de hecho, se quedan nuevas, así que en el mercado de segunda mano hay un montón de oferta). ¿Existen alternativas? Pues aparte de comenzar a utilizar la cuna directamente, algunas mamás utilizan el capazo del carrito como minicuna funcional para moverse por casa. ¿Precios? Como en todo, muy variable. Entre 100 y 300 euros. También las puedes encontrar algo por abajo y muy por arriba de este precio.

 ¿Alguna precaución? Sí, hay algunas más estables que otras. Sobre todo, si ya tienes otro primer bebé que anda por casa, tendrás que poner mucha atención en que la minicuna del bebé sea: 1. Lo suficientemente sólida para que tu primer bebé no la tire de un meneo. 2. Si tu bebé ya ha crecido lo suficiente como para ser capaz de intentar coger al hermanito/a en brazos, también tendrás que tener cuidado para que sea lo suficientemente profunda como para que no consiga llevar a cabo su proeza. No te cuento nada nuevo ya que ¡tendrás que tener mil ojos a todas horas!

 Ahora sí, paso a la cuestión de las minicunas que nos encanta ¡¿qué diseño vas a elegir?! Te cuento mi experiencia y luego te dejo con un post fantástico de La orquídea dichosa en el que hace un repaso completo a un montón de modelos de minicunas del mercado. Yo, para escoger minicuna, conté con la ayuda de un amigo diseñador italiano que justo estaba de visita por Barcelona y que llevé conmigo de tiendas para Niño Maravilloso. A él le encantó la Dream de BabyHome. Y dije, ¡pues vale! Acabó gustándome mucho por su diseño y porque servía como balancín, la llevaba del cuarto al salón con las ruedecitas, etc. Así que personalmente sí que le di mucho uso. En una escala del 1 al 10, ¿qué nota le pondría a la minicuna como objeto de puericultura necesario o prescindible en la lista de compras del bebé? Digamos que… un 7.

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala