Hija mía, cumples un año. Y me parece ayer cuando todavía sentía tus pataditas en mi barriga, tu manera de decirme que estabas ahí dentro y que tenías ganas de verme.

Querida Niña Preciosa, me parece increíble que te hayas hecho tan mayor, que empieces a responderme con esa lengua de trapo, que des tus primeros pasitos y que tengas tu independencia. No sabes lo orgullosa que se siente mamá al ver que eres capaz de hacer todas esas cosas.

También me da una pena eterna ver cómo poco a poco dejas de ser mi bebé querida para pasar a ser una niña independiente y fuerte, siempre he pensado que mi objetivo este primer año era acompañarte, darte amor y ayudarte a desarrollar tu personalidad, estar ahí para ti. ¡Espero haber cumplido mi objetivo mi bebé! Esa pena se transforma en amor y felicidad por ver en la personita que te estás convirtiendo.

Ahora que ya has cumplido un año quiero decirte que me has hecho la mamá más feliz del mundo, incluso en esas noches difíciles, donde parecía que nunca ibas a dormir, incluso cuando viste que ponía cara de cansada, mi Niña Preciosa, siempre estaba feliz por tenerte en mis brazos, por poder calmarte, por poder ver como poco a poco tu cara se relajaba porque sabías que yo estaba allí para cuidarte. Me costó mucho comprenderte cuando lo pasabas tan mal, pero una vez lo hice, sentí que tu habías entendido que yo iba a estar contigo.

Me encanta mirarte, desde lejos, cuando estamos en el parque, ver cómo muestras tu personalidad, tu encanto y tu carácter a los demás niños. Me encanta cuando sin razón me das un besito y me llenas de babitas. Lo único que pido es que sepas que yo estaré siempre acompañándote y ayudándote en todo aquello que necesites.

 

Hija mía, deseo que seas tan feliz como tu me has hecho a mi. Feliz primer cumpleaños, aunque haya sido un poco más tarde

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala