Chichonera cuna [+]

Protector de Cuna Chichonera

Las Chichoneras tipo trenza, son el tipo de protectores de cuna que más recomendamos, porque que se adaptan totalmente a tus necesidades, desde la selección de tamaño hasta las diferentes...
Ver más

Protector de Cuna Chichonera

Las Chichoneras tipo trenza, son el tipo de protectores de cuna que más recomendamos, porque que se adaptan totalmente a tus necesidades, desde la selección de tamaño hasta las diferentes posibilidades de usos que ofrece. Es una inversión que te dará servicio a ti y a tu bebé más allá de proteger su cabecita durante su primer año de vida en la cuna, sino que se adaptará para darle tantos usos como puedas encontrar.

Nosotras como madres expertas lo hemos probado y lo recomendamos, pero en nuestra web puedes ver los comentarios de otras mamás y cuál ha sido su experiencia con el protector de cuna trenza.

Toda la información a cerca del material, dimensiones disponibles, usos, colores y tipos de este producto puedes encontrarla aquí en nuestra web. Además este es un producto Maminébaba, una marca Francesa fabricada en España, que diseña sus productos con cuidado y cariño, pensando en las necesidades reales del cada bebé y las mamás.

En nuestra web de tubebebox encontrarás siempre productos elegidos con cuidado por mamás para mamás. Siempre escogemos productos en los que creemos y confiamos, y procuramos darte la mayor cantidad de información sobre ellos y aclarar todas tus dudas para asegurarnos de que eliges el producto que realmente necesitas tú y tu bebé.

En general, a la hora de elegir el protector de cuna perfecto para nuestro nuevo bebé, lo importante es tener en cuenta cuáles son nuestras prioridades, buscar el que nos de seguridad y se adapte más a nuestra comodidad y a la de nuestro bebé.

La idea es encontrar una pieza que se adapte a nuestro estilo y al que queremos para el cuarto de nuestro bebé, y buscar la versatilidad. Al fin y al cabo, con la llegada de un hijo siempre hay multitud de nuevos gastos y cosas que necesitamos para cuidar de ellos como se merecen, por lo tanto lo ideal es buscar siempre elementos que sean útiles y seguros para nuestro bebé pero también versátiles para que podamos usarlos durante el mayor tiempo posible y adaptarlo a las diferentes etapas de crecimiento de nuestro pequeño.

Por qué utilizar una Chichonera

Como mamás primerizas, es normal que en todo momento durante los meses del embarazo cuando nos preparamos para la llegada de nuestro pequeño tengamos en mente su seguridad y confort.

Durante los meses previos en los que comenzamos a preparar las cositas necesarias para recibir a nuestro bebé, buscamos piezas útiles y dentro de lo posible versátiles que nos sirvan durante el mayor periodo posible.

Por encima de lo estético, siempre buscamos elementos en los que sintamos garantizada la seguridad de nuestros pequeños, ya que al nacer llegan tan delicados y sentimos que tenemos que protegerlos tanto como cuando estaban en la barriga.

Uno de los puntos más importante que debemos proteger de nuestro bebé, especialmente los recién nacidos, es la cabecita.

Al nacer, los huesos de la cabeza de nuestros bebés no están totalmente formados. Entre ellos existen unos espacios llamados fontanelas, que debemos proteger para asegurar su correcto crecimiento. Estos espacios existen para facilitar la salida del bebé por el canal vaginal y además permitir el crecimiento del cerebro.

Por es muy común oí­r la expresión de ¡cuidado con la cabecita!, ya que durante los primeros meses hasta el año, debemos cuidar esas delicadas partes blanditas de la cabeza del bebé, sujetándole la cabeza al cogerle y protegiéndola de posibles golpes o movimientos bruscos.

Aunque no hay que obsesionarse con esto (es decir, no pasa nada por acurrucar a nuestro bebé o lavarle la cabeza, son partes blandas pero aún así­ protegidas por membranas resistentes), es conveniente revisar los diferentes lugares donde pensamos acomodar a nuestro bebé y prevenir posibles golpes que puedan provocar un problema serio en su desarrollo.

Por esto mismo, durante los meses próximos a su llegada, debemos estudiar las diferentes opciones para proteger la cabecita del bebé en el carrito, sillitas y cunas. Tanto si está reposando, como si lo tenemos nosotros en brazos, lo ideal es buscar protectores que sean versátiles y que nos garanticen la seguridad y la comodidad de nuestros bebé.

La cuna es uno de los lugares donde más tiempo pasa nuestro bebé y donde hay también riesgo de que se golpee al moverse o al girarse durante los meses siguientes en su desarrollo cuando ya pueden darse la vuelta y tienen mayor movilidad. Por eso, pasados unos meses comienzan a moverse y es posible que se golpeen con las barras o con los laterales de la cuna. Incluso si usamos los primeros meses un canasto o una cuna de colecho, es importante informarnos y buscar un buen protector de cuna que proteja a nuestro bebé y le haga sentir cómodo y seguro. Además los protectores de cuna nos pueden ser muy útiles para evitar que el chupete, el biberón o cualquier otro elemento que usemos para calmar a nuestro bebé durante el tiempo que está en la cuna no se caiga entre los barrotes y resulte en que se despierten o se desvelen cuando están descansando.

Tipos de Protectores de Cuna

Hay diferentes tipos de protectores de cuna en el mercado, y lo ideal es encontrar aquel que se adapte mejor a nuestras necesidades y al desarrollo de nuestro bebé.

  • Seguramente estarás más familiarizada con los protectores de cuna de tipo acolchado, que se atan a las barras de la cuna, tanto a los laterales como al frontal para ofrecer protección alrededor de la zona donde se encuentra la cabecita del bebé. Estos protectores son cómodos y clásicos, pero poco versátiles, ya que solo nos darán servicio durante el tiempo que el bebé esté en la cuna. Las medidas de estos protectores son fijas y se adaptan a la altura y la forma de la cuna grande, por lo tanto si usamos una cunita de colecho, un canasto o simplemente queremos dejar a nuestro bebé con nosotros en el sofá, este tipo de protectores no nos servirán para que no se caigan o se golpeen.
  • También las encontrarás en el mercado protectores de cuna de tipo malla que tienen como objetivo más bien evitar que el bebé en las siguientes fases cuando tenga más capacidad de movimiento, introduzca brazos o piernas entre las barras de la cuna. Estos protectores son útiles para evitar esos accidentes donde los bebés más móviles se pueden quedar un poquito atascados, pero no garantizan la protección de la cabeza del bebé ante posibles golpes y además, al igual que los que mencionábamos anteriormente, no son versátiles y se adaptan a otros usos más que el de la propia cuna.

Ante esto, lo más importante a la hora de elegir el tipo de protector de cuna es asegurarnos de que elegimos el que más confianza y seguridad nos de, por lo tanto lo ideal es informarse y además revisar los comentarios y valoraciones de otras mamás que hayan adquirido ese tipo de chichonera.

Además esta chichonera de cuna tiene un valor decorativo en el cuarto de nuestro bebé, por lo que podemos elegir el diseño, color y estilo que más se adapte a la idea de decoración que tenemos para el dormitorio de nuestro pequeño.

Chichonera Maminébaba para Cunas

Actualmente en el mercado podemos encontrar modelos más novedosos como los de tipo cojí­n con diseños originales, como el tipo trenza, que recorre el borde de la cuna para evitar golpes en la cabecita del bebé. Este tipo está diseñado como un cojín, y cada tira de la trenza está realizada en algodón con un interior de fibra hueca siliconada, un material anti alérgico y anti bacteriano, además de ser tremendamente mullidito y seguro para la cabecita de nuestro bebé.

Este tipo de protector de cuna es muy interesante por su versatilidad ya que al no estar hecho a la medida justa de la altura de la cuna de nuestro bebé y ser adaptable y aceptar diferentes formas y posiciones, es un artículo que podremos usar más adelante para otras funciones.

El diseño de la chichonera Maminébaba es moderno y delicado, al mismo tiempo que ofrece la protección que buscamos para la cabeza de nuestro bebé.

Por otro lado, durante la primera etapa de nuestro bebé además de protegerle, ofrece el confort de generar un espacio más recogido donde el nuevo bebé se siente más protegido que simplemente en la cuna grande donde el espacio alrededor es demasiado amplio y les puede generar cierta inseguridad o ansiedad.

Caracterí­sticas de las Chichoneras

Estas chichoneras incluyen unas pequeñas cintas cada 50 centímetros para ajustar el protector a la cuna, impidiendo que se muevan de su posición y garantizando su seguridad.

Podemos elegir diferentes colores y longitudes para adecuar los protectores de cuna tipo trenza al estilo y paleta de colores del dormitorio de nuestro bebé y además adaptarlo al tamaño de la cuna o cama de nuestro pequeño. En nuestra página encontrarás todos los modelos disponibles para que selecciones el que más te guste.

Es importante tener en cuenta que el protector de cuna trenzado puede tener varios tamaños, dependiendo si lo queremos para solo un lateral de la cuna, ambos lados o que recorra todo el interior de la cuna. Por eso, hay que elegir con cuidado el correcto teniendo en cuenta también los futuros usos que queremos darle al protector de cuna.

Para elegir la medida correcta solo debes sumar la medida total de los lados de la cuna que quieres cubrir, es decir. Si por ejemplo quieres que cubra ambos laterales y el frontal de la cuna, mí­delos y la suma de los tres es la medida total del protector que necesitas. Algunas mamás prefieren que el protector cubra todo el perímetro de la cuna para que más adelante cuando ya comienzan a moverse mucho mientras duermen no haya la posibilidad de que se golpeen con el extremo inferior de la cuna.

Además si necesitas una medida especial para ti, siempre puedes ponerte en contacto con nosotros y te daremos un presupuesto, ya que las chichoneras para proteger la cuna de Maminébaba son artesanales.

Otro factor a tener en cuenta es que estos protectores de cuna son lavables en tu propia lavadora, por lo que no te tienes que preocupar de la higiene de tu bebé o de los pequeños accidentes y manchas.

Para nosotras, lo mejor que tiene la chichonera trenzada es su versatilidad. Lo puedes usar incluso antes de que llegue tu bebé como almohada de embarazo para facilitar las noches durante los últimos meses de gestación cuando las barriga ya dificulta dormir cómodas.

A la llegada del bebé podemos úsala también como cojín de lactancia para rodearnos con él y darnos comodidad a nosotros y a nuestro pequeño. También puede servirnos para delimitar la zona de juego cuando nuestro bebé comience a jugar tumbado boca arriba en un gimnasio de bebé, o durante el tiempo sobre su barriguita cuando comience a tener más movilidad para que no se salga de la zona acolchada que pongamos en el suelo.

Posteriormente cuando nuestro bebé crezca y pase a tener su propia cama, podemos usar el protector de cuna para evitar que se caigan por el borde o si elegimos una cama Montessori, que están a ras de suelo para el acceso libre, podemos usar la chichonera para evitar que se salgan. Incluso en ese caso, podemos atar las cintas del protector de cuna a las barras de la base de la cama Montessori para evitar que se mueva.

Además, al ser un diseño tan especial, podemos usarlo simplemente como elemento decorativo en el dormitorio de nuestro pequeño, como cojí­n al final de la cama para que se apoyen al leer o mientras juegan. Cuando nuestros pequeños ya no necesiten el protección en la cuna para evitar golpes o salirse de la cama, quedará perfecto también en otras zonas de la casa dándole un toque diferente al sofá o como cojí­n de jardí­n, añadiendo un toque de color y un elemento de comodidad.


Menos