El suelo pélvico es el conjunto de músculos y membranas que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función será actuar como una hamaca protectora de los órganos pélvicos: vejiga, uretra, útero y vagina y el recto.

Como decíamos, dos meses después de tu parto, tu cuerpo en general debería haberse recuperado bastante bien del trauma. Sientes que poco a poco recuperas tus fuerzas y se te han caído los puntos (si has tenido, que es lo más común...). Pero déjame que te dé un consejo: ve a rehabilitación del suelo pélvico. ¡O hazla en casa!

En España no es algo muy extendido, los ginecólogos que me han visitado me decían que no hacía falta, que mi cuerpo se recuperaría por sí solo. ¿Os recuerdo el peso de mi Niño Maravilloso al nacer? ¡¡¡4,7kg!!!! Y no fue cesárea...

Si me conoces o si me llevas leyendo desde el principio, ya te habrás dado cuenta que no suelo decir “en Francia se hace esto, en Francia lo hacen mejor”, pero en este caso tengo que aceptar que en Francia se lo toman más en serio.

La rehabilitación del suelo pélvico está incluida en la seguridad social, así que cada mujer puede (a veces casi te obligan) hacerlo después del parto. Y si a tí tampoco te apetece hacerte pipí en las bragas cada vez que te ríes mucho, pues te aconsejo leer este artículo de Mimitos de mamá dónde te cuenta las técnicas para realizar una buena rehabilitación del suelo pélvico.

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala