Para una lactancia feliz, nada mejor que ser libre para decidir, ¡sin presiones!

Como ya te he contado en alguna ocasión, no soy la mamá más experta del mundo en el tema de la lactancia materna. Yo lo intenté durante dos semanas y al final opté por el biberón. Supongo que son muchísimas las madres que han pasado por mi misma situación (querían dar el pecho y no pudieron) y creo que la mayoría compartirán conmigo en que al principio se vive con un sentimiento de decepción.

Luego, al menos yo, te das cuenta del aspecto positivo y de lo que ganas en libertad.  Piensa que, si estás más descansada, estarás más fresca y de mejor humor para ocuparte de tu bebé. Es innegable que el vínculo que se crea entre la madre y el bebé con la lactancia materna es muy  bonito, pero un bebé necesita mucha atención y cuidados, y a lo largo del día hay muchos momentos que podrás dedicarle a tu bebé para crear ese vínculo de una forma alternativa: la hora de dormir, del baño o el simple placer de tenerlo en brazos para darle mimos.

De todas formas, hablando con mis amigas, y también por todo lo que leo en la red, me doy cuenta de que en el tema de la lactancia materna no se puede generalizar, como si todas las mujeres o todas las maternidades fueran iguales. Porque para cada mujer que da el pecho la experiencia es diferente. Lo que me gustaría de verdad es que ninguna madre se sintiera culpable o estigmatizada, desde la que abandona en las primeras semanas hasta la que su hijo tiene tres años y sigue tomando pecho.

Por esta razón, siempre que escribo sobre el tema en este blog digo lo mismo: los artículos que encontrarás aquí sobre lactancia no te guiarán en un sentido u otro, ni te juzgarán, sólo te ayudarán en esa opción que tú misma hayas escogido ya, y en todo caso felicitarte si has decidido optar por una lactancia feliz sea cual sea la forma. Si quieres tu problema actual es el dolor, yo he hecho un post con consejos para aliviar el dolor de pechos y tener una lactancia feliz. En esta línea se encuentra el post de la mamá experta que está detrás del blog  Nadie como mamá. Me gusta el tono que utiliza para hablar de una lactancia materna feliz, sin dar lecciones o adoctrinar, sencillamente contando su experiencia y compartiendo algunos consejos que ella considera que pueden serte útiles si finalmente decides dar el pecho a tu bebé.

Lo más importante es que decidas lo que decidas, ¡lo vivas como una experiencia positiva y seas muy feliz!

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala