Vamos de paseo, ¡pipipi! Pero no me importa… ¡pipipi!… porque llevo tortas, pipipi… ¿Tortas?¿Solamente tortas? A Niño Maravilloso le encanta está canción. Lo que no sabe él es que para ir de paseo necesita algo más que tortas. La preparación del bolso, el Kit de Paseo perfecto, es un trabajazo. A estas alturas llevo tantos preparados que podrían cronometrarme como a los mecánicos de las paradas en boxes de Fórmula 1, ¡seguro que bato algún récord!

Como ya sabes, soy muy previsora y un poco exagerada también (como ejemplo basta con leer sobre mi preparación de la Famosa Maleta del Hospital). Así que a lo mejor  a ti te parece que hay algo que no es tan imprescindible. Evidentemente, el kit va evolucionando a lo largo de las estaciones y con la edad de Niño Maravilloso.

El kit de paseo es como una de esas muñecas rusas con más muñequitas en el interior. En este caso los mini-Kits de paseo perfectos que componen nuestro KPP (Kit de Paseo Perfecto) son:

Mini toilette: Imprescindible, obviamente. La Ley de Murphy no falla en este caso. Si algún día tienes la  mala suerte de olvidarlo, ¡bingo! Aunque pensándolo bien, voy a probarlo como método anti estreñimiento con Niño Maravilloso. Consta de: pañales, toallitas, crema para el culete y cambiador impermeable. Las toallitas merece la pena tener paquetes pequeñitos para el paseo, sino el peso del bolso aumenta una barbaridad. No se puede decir que sea necesario, pero yo llevo también un cepillo para el pelo y unas tijeritas, nunca se sabe. Y no está de más añadir una gasa, pañuelos de papel…

Mini armario: una muda para cambiarlo si hiciera falta. Algo de ropa de abrigo por si refresca. Complementos de acuerdo con la meteorología (un sombrerito y gafas de sol en verano, por ejemplo).

Muselina. ¡Esta sí que no se puede olvidar, es mi solución para todo! Si aún no conoces sus múltiples utilidades te encantará este un precioso pack de muselinas de Poudre Organic 

Mini Botiquín de emergencia: desde que N.M. empezó a andar no puede faltarme la barra de arnica, las tiritas y el desinfectante.

Mini despensa: Fruta, galletas, pan, zumos y, por supuesto, ¡agua!

Mini kit de ocio y entretenimiento: Los juguetes preferidos (pequeños y fáciles de transportar, claro) de N.M.

Mini kit de siestas: chupete (al menos hasta que consigamos dejarlo) y doudou (un peluchito que le regalaron cuando bebé sin el que N.M. no puede dormir). Una mantita para cubrirlo si hace fresquito.

A que sólo de leerlo ya cansa… En realidad, si piensas que la mayoría de las cosas no necesitarás prepararlas diariamente el trabajo se simplifica bastante, ¡el problema es encontrar un bolso donde quepa todo!

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala