Con Niño Maravilloso me costó creer que realmente estaba embarazada. Ok, puede que el test de embarazo haya dado positivo, pero, porque iba a fiarme de una especie de termómetro con una línea rosa, no parece una tecnología muy avanzada. ¿Y si me he equivocado? Las instrucciones son sencillas, pero nunca se sabe... ¿quizá hice demasiado o no suficiente pipi sobre él?

Mi incredulidad se debía a que aún no tenía ningún síntoma. Leía en Internet acerca de todos los teóricos cambios que iba a experimentar mi cuerpo en el segundo mes de embarazo: cansancio, mareos, ganas de vomitar, aumento del tamaño de los senos... Se supone que a partir del segundo mes de embarazo, sobre la quinta semana, los síntomas se van haciendo más notorios. Pero yo no notaba nada de nada, necesitaba algo que hiciera más real mi embarazo. Definitivamente, soy de las personas que necesitan ver para creer.

El día que me levanté de la cama directa al lavabo, lo que sucedió en la séptima u octava semana de embarazo, estuve feliz. ¡Sí,sí, sí! Esto quiere decir seguro que estoy embarazada. Por fin tengo SÍNTOMAS. Ése es el feliz recuerdo de mis primeras náuseas con N.M., ¡hasta salí a celebrarlo con Marido Perfecto! Con este segundo embarazo ha sido muy diferente. Para empezar, las ganas de vomitar llegaron antes que con N.M., antes incluso de hacerme el test de embarazo.

La primera vez que sentí náuseas en esta segunda gestación fue cambiando el pañal a N.M. Desde entonces, me sucede en cada ocasión que tengo que enfrentarme a las C.M. (si quieres saber que significa esto pincha aquí). Te puedes hacer una idea del espectáculo, con una mano agarrando el pañal, con la otra tapándome la boca y la nariz, deseando de terminar para ir al lavabo. El lado positivo es que Marido Perfecto se ha apiadado de mí e intenta ocuparse él mismo de los pañales de N.M. siempre que puede. Además, ¡las náuseas ya no me hacen tan feliz como al principio! De hecho, no me gustan nada de nada... Espero que remitan pronto.

Y tú que tal llevas estas semanas de embarazo. ¿Náuseas? ¿Antojos? ¿Manías? ¿Cambios de humor? ¿Sueño, cansancio? Hay algo que estoy segura de que sí que tienes: muchas preguntas sobre tu estado y el desarrollo de tu bebé. No te preocupes, en Tubebeblog tenemos la solución. En esta sección encontrarás artículos sobre aquellos aspectos que puedan preocuparte entre la quinta y octava semana de embarazo. ¡Incluso si tu principal problema es no tener ninguna molestia!

¡tenemos una sorpresa para ti!

dejanos tus datos y disfrútala